banner ads

El costo de la educación primaria.

Para familias y naciones alrededor del mundo, la educación es la mayor apuesta para lograr un mejor futuro. No es raro escuchar a los padres decir que éste es el legado más importante que pueden dejar a sus hijos, y con la esperanza puesta en ello, los vemos trabajar muchísimo, invertir su tiempo y dinero en los más pequeños del hogar sólo para darles la mejor educación posible.

Pero, ¿cuánto cuesta “la mejor educación posible”? Sin duda, el tema de la educación requiere una fuerte inversión económica por parte de las familias y de los gobiernos. ¿Cuánto están dispuestos a pagar por dar a los niños esta educación? Nos dimos a la tarea de investigarlo a nivel primaria y aquí te damos algunas respuestas.

Educación privada: una inversión… de ligas mayores.

En México, mientras más alto es el nivel de educación, desde primaria hasta secundaria, mayor es el número de estudiantes matriculados en instituciones privadas. Estas instituciones ofrecen un distintivo abanico de competencias académicas, además de complementar lo intelectual con la formación humana, deportiva y/o de valores. Estas escuelas cuentan con instalaciones de primer nivel, maestros preparados, intercambios culturales y demás actividades extracurriculares para brindar una educación mucho más completa.

Muchos de los costos de las escuelas privadas dependen de esta oferta, algunos incluso alcanzan cifras altísimas que difícilmente podrían costear por la mayoría de la población mexicana. Los padres no sólo deben cubrir el pago de inscripción y colegiatura, pues en muchas escuelas se pide además un monto por concepto de registro y no hay que olvidar la compra de uniformes, útiles escolares y una que otra visita de campo. Te presentamos algunos ejemplos de escuelas primarias en tres ciudades del país, queremos dejar claro que no pretendemos juzgar para bien ni para mal a las seleccionadas, simplemente fue un resumen de lo que encontramos que nos da una idea del panorama.

¿Sabías qué?

De acuerdo a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), los hogares mexicanos son de los que más gastan cuando hay estudiantes en primaria. En promedio, los hogares mexicanos cubren el 17.3% del gasto total en instituciones educativas. Tan sólo súmale a la colegiatura e inscripción, el costo de los uniformes y los útiles escolares… ¡un aplauso de pie a todos los padres que logran cubrir estos gastos y mantener en orden sus finanzas!

¿Y qué tal la inversión pública en educación primaria en México?

En México, casi el 100% de los niños están matriculados en nivel primaria y secundaria, pero esto no es sinónimo de calidad.

En marzo de 2015, el presidente de la OCDE, Andreas Scheleicher, afirmó que “(los chinos) viven en casas temporales, viven en condiciones paupérrimas y cómo es que van a escuelas excelentes, y funcionan mejor que los chicos más privilegiados de Italia, de Estados Unidos, y mejor que 10% de los más privilegiados en México”. Su respuesta es que el sistema educativo mexicano necesita una transformación donde se busque la formación de mejores maestros y la modernización de esquemas pedagógicos, cambio que pretende lograrse a través de la Reforma Educativa del presidente Enrique Peña Nieto y que desde su propuesta ha causado debate y oposición. La educación japonesa es un contraste claro. El gobierno japonés establece requisitos rigurosos para que una persona pueda impartir clases ya que “comprenden que el factor más importante que impacta a un alumno en el aula, es el maestro. Por ello, reclutar a los más capacitados es un asunto crítico”.

Además, nuestro país tiene una de las proporciones más altas de estudiante por maestro en educación primaria con 28 estudiantes por maestro, comparado con el promedio de la OCDE de 15.

¿Y la inversión pública de cuánto es?

El presupuesto 2015 para el ámbito del Desarrollo Social ascendió a los $2,119 mil millones de pesos, un 58.3% del gasto programable para el año, del cual un 10% se destinará al sector de Educación. Pese al incremento, en 2014 la misma OCDE publicó que el gasto anual promedio por estudiante, desde la educación primaria hasta la superior, es del 19% del PIB per cápita, un porcentaje bajísimo comparado con el resto de los países miembros de esta organización y sólo superado por Turquía, con un 18% de PIB per cápita. Es decir, pese al esfuerzo público por aumentar el presupuesto al sector de Educación, un estudiante percibe muy poco de esta inversión para su educación.

El esfuerzo por la educación debe provenir de ambos frentes: gobierno y sociedad civil. Pero no hay duda de que más allá de la escuela a la que envíes a tus hijos, la educación comienza todos los días en casa, con el ejemplo y la presencia de los padres. ¡Feliz inicio de año escolar a todos y mucho éxito a los papás que hacen posibles las oportunidades para los hijos!

Artículos Relacionados

Dános tu Opinión