banner ads

Cuándo aceptar un aumento de crédito

¿Te ha pasado que recibes esa llamada por teléfono de tu banco, y te ofrecen la increíble oportunidad de extender tu línea de crédito? ¿O tal vez te ha tocado la llamada en donde aparentemente de la nada te ofrecen tarjetas de crédito para grandes ejecutivos? Felicidades, has entrado a ese club selecto de muchos que contamos con un buen historial crediticio. Tu banco te ha observado durante varios meses y ha considerado que eres un cliente cumplido y que mereces la oportunidad de gastar más.

El primer sentimiento normalmente es de emoción, pues el mismísimo Banco sabe que eres cada vez más responsable y capaz de pagar altas cantidades de dinero.

Sin embargo, cuando nos hacen esta oferta, definitivamente debemos preguntarnos: “Si ya tengo una tarjeta con suficiente crédito, ¿para qué necesito más?

Un aumento en tu línea de crédito o una tarjeta adicional incrementa tu capacidad de gasto. PERO, aunque parezca atractivo, recuerda que también estás incrementando tu deuda. Aquí te decimos los principales factores que debes considerar para saber si debes tomar el aumento de crédito o no.

¿Cuántas tarjetas de crédito debes tener?

Ya lo habíamos dicho antes, la combinación perfecta es tener únicamente dos tarjetas de crédito. Con esta fórmula, tendrás una tarjeta con un límite de crédito alto (la de las compras grandes y las emergencias) y otra más, con un límite reducido para el uso diario. Ahora todos te quieren ofrecer una tarjeta para hacer compras especiales (vuelos con puntos, noches de ofertas, etc), pero te recordamos que si quieres subir tu score en el Buró de Crédito, es importante la continuidad. Esto significa, que al abrir y cerrar cuentas de crédito, el Buró de Crédito lo interpreta como inestabilidad, algo que te baja puntos.

Si una tienda te ofrece algo extraordinariamente bueno, en algo que ya tenías planeado, puedes llegar a considerarlo. En estos casos sugerimos hacerte la siguiente pregunta ¿realmente necesito otra tarjeta para comprar algo que ya tenía planeado? Muchas veces la oferta que te hacen es buena, pero si la aceptas, también estás perdiendo la oportunidad de sumar puntos en las tarjetas que ya tienes, además debes recordar que abrir más cuentas de crédito probablemente afectará tu puntaje, así que tal vez no valga la pena.

La recomendación general es que nunca aceptes tarjetas nuevas. Se fiel a las dos mejores y olvídate de las demás.

¿Puedes pagar más crédito?

A muchos nos pasa que lo primero que sentimos cuando se nos aumenta el crédito es como tener un aumento de sueldo. Pero recuerda que el usar este saldo te va a generar una deuda. La pregunta básica que te debes hacer es simple, y la respuesta debe ser completamente honesta,

¿Realmente puedes pagar más crédito? Si de plano no puedes con tus deudas, no consideres el aumento y empieza a leer la Guía para salir de deudas.

Sin embargo, no es necesario poder pagar toda la línea de crédito, sólo un porcentaje…en el siguiente punto te explicamos por qué.

Los niveles óptimos de deuda según tus números


Te recordamos que una deuda sana es aquella que no supera el 30% de tu ingreso mensual, esto quiere decir que no debes designar más del 30% de tu ingreso comprobable en deudas. Ya que estamos en esto, te recordamos la regla del 28/36, la cual te puede servir para pedir un crédito hipotecario.

Sin embargo, esto no significa que no puedes tener una línea de crédito mayor…pooom.

Si ya te estás clavando en esto de las finanzas personales (aplausos para ti), ya leíste cómo mejorar tu historial crediticio, y por ende sabes que:

La recomendación al utilizar tarjetas de crédito, es que sólo utilices hasta un 50% del límite de crédito.

Esto significa que puedes tener un límite de crédito más alto de lo que normalmente consumes (y puedes pagar fácilmente), pero que no debes de utilizar todo ese dinero que te prestan.

Tener más crédito puede ayudar tu historial crediticio

La principal ventaja de tener una línea de crédito alta es que los bancos e instituciones financieras te van a prestar cada vez más atención. Y si eres de los que pagan el total de la deuda, siempre a tiempo, entonces serás candidato para tener mejores créditos (con tasas de interés más bajas) y también mayores créditos (como un crédito automotriz o una hipoteca). Si tienes un historial que comprueba que tienes y pagas líneas altas de crédito, los bancos más fácilmente te harán un préstamo grande cuando lo necesites.

Tener más crédito como fondo de emergencias

Si ya manejas parte del lingo financiero, entonces ya tienes ahorrado tu Fondo de Emergencias. Nosotros recomendamos que ese “fondo” no lo tengas guardado en el banco en una cuenta corriente, sino que lo tengas en instrumentos financieros sin riesgo (como un pagaré o CETES a 28 días). Con esta fórmula, tu dinero ahorrado estará creciendo, pero sólo lo puedes tocar una vez al mes, y ahí es donde tu tarjeta con una alta línea de crédito entra en la ecuación, pues en el caso de una emergencia te puede salvar y comoquiera sabes que tendrás acceso a tu ahorro congelado en poco tiempo. Nota: estos ya son trucos de ninja financiero, así que debes saber perfectamente tus fechas de corte, de pago, de renovación, etc.

Si sube el crédito, ¿también suben los cobros?


El aumentar la línea de crédito hará que también se incremente tu pago mínimo. Recuerda que esto no es solamente un beneficio para ti, sino que los bancos están buscando poner más capital en los tarjetahabientes para que su pago mensual crezca y ellos aumenten su recaudación.

En el caso del Costo Anual Total (CAT), las comisiones, los intereses ordinarios y moratorios y la disposición del efectivo, normalmente permanecen fijos. Sin embargo, esta es una buena oportunidad para negociar con tu banco, busca que al aceptar el incremento en tu línea, ellos bajen tu CAT o te den otro beneficio.

El secreto para mantener este aumento es la disciplina


La clave para mantener este aumento crediticio o tarjeta nueva es mantener tus hábitos de gastos controlados. Mantén tu nivel de deuda siendo puntual con tus pagos y siempre haz pagos mayores al mínimo exigido, de preferencia pagando el total cada mes. Recuerda que:

Tener más crédito disponible puede jugar a tu favor, si no subes tu nivel de gasto. Se trata de utilizar únicamente un porcentaje pequeño.

Dános tu Opinión