banner ads

Cosas de dinero que aprendimos de mamá

Es día de las madres y en Querido Dinero aprovechamos para celebrar la sabiduría que sólo una madre tiene sobre dinero.

Estira cada peso.


Porque sólo las mamás pueden hacer banquetes con $50.00 pesos (¡o menos!), mientras que uno batalla
para prepararse una comida decente. Definitivamente una de las cosas que aprendemos sobre dinero es la creatividad y determinación para sacarle provecho a cada peso que tenemos. En tiempos de crisis en casa, las mamás son las mejores administradoras para que el dinero rinda y de ellas aprendemos a “estirar” los centavos.

Mandarnos con lonche a la escuela.


Normalmente nuestras mamás no nos daban dinero, porque sabían que lo podíamos gastar en chatarra. Al contrario, nos preparaban el lonche que sabían era nutritivo y suficiente para llenar nuestras barrigas; nos preparaban lo que nos gustaba y aparte tomaban en cuenta que fuera saludable, un aprendizaje que hoy podemos retomar en nuestras decisiones alimentarias: si lo puedes preparar tú, hazlo, y si lo que preparas es nutritivo y bueno para tu salud, mejor.

Saber darse un lujito.


El dinero no está sólo para ahorrarlo, también para disfrutarlo. ¿A cuántos de nosotros no nos dejaron poner en el carrito del súper unos algun capricho? Hasta en los más estrictos presupuestos mensuales, mamá siempre hacía el esfuerzo por comprarnos pequeñas cosas, regalitos, para consentirnos de vez en cuando.

Da gracias por el dinero.


Religiosas o no, las mamás tienen ese momento de agradecimiento a las oportunidades de la vida que hacen posible que llegue a ellas el dinero. Esto es un aprendizaje valioso, sobre todo cuando uno sabe lo que es vivir apretado de dinero.

Aprovechar las y ofertas y los cupones.


A las mamás-cazadoras de ofertas les deberían de dar una medalla de oro. Nadie como ellas para hacer valer sus derechos a cobrar cada descuento, 2×1 o tarifa especial que pueda caer en sus manos. ¿No les ha pasado que en lugar de revisar el total en el ticket del súper, mamá mira el reverso para saber qué promoción le ha tocado? Lo cierto es que aunque esta práctica puede llegar a ser obsesiva, nadie puede negar que las mamás tienen un talento para detectar las oportunidades donde su dinero puede rendir más.

Pasarse la ropa de un hermano a otro.


Como mamá nadie es mejor para sacarle todo el provecho posible a los recursos que tenemos a nuestro alcance. Tan sólo hay que recordar a los hermanos “de enmedio” y a los más pequeños que vistieron la misma ropa que sus hermanos mayores; no había desgaste o daño que mamá no pudiera arreglar con parches, enmendaduras y cualquier cosa que pudiera imaginar, y lo cierto es que gracias a ella esa ropa vivió al máximo. Si algo aprendimos de mamá es que podemos ahorrar muchos pesos en aquello que se arreglar y reutilizar.

Cuando tengas tu casa, haces lo que tú quieras.


La frase favorita de mamá para terminar cualquier discusión a su favor. Aunque podamos creer que es autoritaria, en ella hay una gran verdad: en cualquier grupo que opere bajo un presupuesto, hay una administración que debe respetarse. En muchos casos, las mamás son quienes administran los gastos del hogar y nadie mejor que ellas para saber cómo manejar las entradas y salidas de dinero, así que cuando hay que tomar una decisión sobre el manejo de la casa que a ti no te parezca, parece que sí es válido decir que cuando administres tu propio hogar, hagas y deshagas a tu gusto.

Esta casa no es restaurant.


Traer a uno o dos amigos a cenar en tu casa, está bien. Mamá es la primera que les da la bienvenida y los atiende (o te hace a ti atenderlos) para que se sientan cómodos. Pero traer a toda la horda de tus amigos peludos a que saqueen tu refrigerador una vez a la semana y que aparte conviertan la sala en bar… bueno, ahí ya cambia la cosa. No es por mala onda, pero cuando tu sueldo esté destinado a mantener a tu familia, quizá entiendas por qué la frase de “esta casa no es restaurant”. Por algo tus padres decidieron tener cierto número de hijos, y no todo un equipo de fútbol. Mantenerlos no es cosa fácil.

Dános tu Opinión