banner ads
Si quieres un aumento, rompe estos tabús aumento Full view

Si quieres un aumento, rompe estos tabús

En las noticias dicen que los jóvenes de hoy somos revolucionarios, vamos contra corriente y somos retadores por excelencia (en eso tienen algo de razón, no somos tan fáciles de convencer).

Mi tía varias veces me ha dicho: “¿y para cuándo la boda?” u otras veces me dice: “yo a tu edad ya tenía 2 hijos”.

Seguro me entiendes, me consta que al menos alguien de tu familia ya te lanzó algún comentario de este tipo. Lo que yo hago es poner mis ojos en blanco mientras le respondo un -no- rotundo, y ella por consiguiente me dice que mi generación es muuuuy rara. Creo que nuestros papás todavía no entienden para qué son los perrhijos.

eyeroll-123

Lo que sí me parece raro es esto: si somos tan valientes para defender nuestros ideales ¿por qué no hacemos lo mismo para negociar con nuestros jefes y mejorar nuestra calidad de vida?

No debemos cerrarnos a la idea de formar una familia, pero lo más recomendable es dar un paso a la vez.
1- Primero fortalece tu manera de negociar (autoestima).
2- Crece profesionalmente (un ascenso o un ingreso extra por otras actividades).
3- Y finalmente da el “big step”, que tanto menciona a mi tía (responsabilidades más grandes, o sea, los hijos).

¿Hablar de dinero es un tabú?

Secreto-Tabu
Para todos es mucho más sencillo hablar de sexo, religión, política y evitamos a toda costa los temas de dinero (con tu pareja, en la oficina, con tu familia y hasta contigo mismo).

Antes de que empieces a responsabilizar a tus padres por tu escasa participación en temas financieros, queremos decirte que esto no es una problemática propiamente de nuestros padres, sino que es una problemática general; por ejemplo, una encuesta realizada por Lexington Law indicó que sólo una de cada 10 personas se siente cómoda cuando habla de dinero en una cena. Esta es la puritita verdad. La sociedad, el sistema y el universo nos enseñaron que debemos ser muy herméticos con las cuestiones financieras.

“Sólo una de cada 10 personas se siente cómoda cuando habla de dinero en una cena”.

Pero la realidad es que eso (el hecho de no hablar de dinero) no te llevará muy lejos, por esta razón es que debes empezar a quitarte los tabús de la mente y superar cinco preguntas que pueden ser bastante incómodas. Sólo así podrás brincar al otro lado.

Las tres preguntas que todos evitan pero que son necesarias:

  • ¿Cuánto tienes ahorrado?
  • ¿Cuál es tu límite de crédito?
  • ¿Cuánto ganas actualmente?
  • ¿Cuánto quieres ganar?¿y cuándo?
  • ¿Qué necesitas hacer para lograrlo?

Contestando estas preguntas darás el primer paso hacia el mundo de las negociaciones, los buenos amigos, los aumentos de sueldo y la mejora de tu calidad de vida. Ojo, no tienes que ir por la vida contándole a medio mundo cuáles son tus ingresos mensuales, pero debes comentarlo con las personas adecuadas. A continuación explicamos.

Razones por las que debes buscar un aumento

Campo-Field

¿Le has echado ganas?
Sé sincero contigo, si crees que eres un buen elemento para la empresa en donde trabajas y si has dado resultados ¡vas! Arma tu lista de las cosas positivas que has aportado y tus resultados. Véndete, pero nunca exijas algo que no has dado.

Haz que tu preparación cuente
Los tiempos son más difíciles, estamos más preparados pero ganamos menos. Ante esto, debes saber negociar con tiburones y demostrar que sí traes con qué.

“Los tiempos son más difíciles: estamos más preparados pero ganamos menos”.

¿Sabes cuánto vale tu trabajo?
No todos lo saben. Supongamos que te acaban de buscar para que vendas tus servicios (consultas de nutrición, diseño gráfico, redacción de artículos, etcétera) pero no sabes cuánto cobrar por esos trabajos. Solución: Busca a tu ex-jefe, amigos en esa industria o a tus maestros de la universidad y definan un tabulador de precios. Recuerda que si sabes lo que vales, tienes más argumentos para negociar un aumento.

¿Estamos listos para ser papás?
No nos gustan las presiones sociales que datan del siglo 1500 a.c., eso ya es historia. Pero según un estudio de The Washington Post, la mayoría de jóvenes no cuentan con el ingreso suficiente para sumarle a su vida un hijo…nosotros hemos hecho el cálculo y la verdad no es tan barato tener hijos ya que no sólo es el nacimiento, sino la educación, cuidados y experiencias que debemos proveer durante su vida.

¿Tienes deudas?
Dos de cada diez jóvenes adquirieron deudas que superan el 30% de su sueldo y, en total, los créditos al consumo sumaron 90 mil pesos, según datos de Alto Nivel. Te recordamos que debes tener Una Deuda Sana

Al final de cuentas, las preguntas más incómodas del mundo son necesarias para que llegue ese aumento de sueldo.

Por: Aura Ramírez Cornejo

Dános tu Opinión