fbpx

banner ads
Seguro de Vivienda, más útil de lo que parece Seguro-Casa Full view

Seguro de Vivienda, más útil de lo que parece

Pensemos con detenimiento lo siguiente: una playera cool, la mensualidad del gimnasio al que nunca vas, un nuevo videojuego y la taza que le regalaste a tu jefe tienen algo en común.Todos son artículos que cuestan en promedio $300. La razón por la que hicimos este análisis es porque en muchos casos, esa cifra puede proteger una inversión que vale miles de veces más.

Un seguro para tu patrimonio es más útil de lo que piensas

Puerta-Seguros
Según datos de la Asociación Mexicana de Seguros, de las casi 33 millones de viviendas que están esparcidas en todo México, tan sólo el 4.5% de están protegidas. Aunado a esto, un estudio encontró que la estabilidad financiera del 70% de los mexicanos se desajusta por gastos de emergencia. Y según datos del INEGI, sólo una quinta parte de la población mexicana guarda dinero para emergencias.

“la estabilidad financiera del 70% de los mexicanos se desajusta por gastos de emergencia”

No te desanimes, por supuesto que puedes hacer algo para mejorar estas cifras y proteger un poco tu cartera. Existen seguros de hogar que cuestan desde $300 al mes y  (siendo sinceros) pagar esta cantidad no te dejará pobre” por “que pueden proteger un inmueble contra accidentes comúnes, que suelen ser mucho más costosas.”

La lista de los siniestros que pueden acabar con tu casa

Leyendo-Depa
Tal vez no es muy probable que suceda un incidente en tu casa, pero es posible. Y las posibilidades de que ocurra son infinitas, por eso es que enlistamos cinco siniestros que (aunque suenan exagerados) son los más comunes en México y tienen la capacidad de arrasar con tu economía o tu patrimonio.

Caso 1: Saliste de fin de semana pero se te olvidó apagar la luz de la cocina, de pronto, el foco hace cortocircuito y se va la luz en la casa de todos tus vecinos. Ellos se dieron cuenta que el problema vino de tu casa y están esperándote para pasarte la factura de los daños.
Solución: Para tu buena suerte hay un seguro de hogar que repara fallas eléctricas, de plomería, albañilería y cerrajería. Muchos seguros del hogar incluyen protección por Responsabilidad Civil la cual cubre gastos generados de daños a otras personas o bienes, causados en forma accidental por ti o tu familia, trabajadores domésticos y mascotas.

Caso 2: Abriste la puerta de tu casa y todo está hecho un relajo, resulta que alguien se metió a robar y se llevó tu buró de caoba, el florero carísimo de París, la alfombra que te compraste en Tailandia y la mesita de centro que tanto presumías.
Solución: Existe un seguro que cubre pérdidas por robo de los artículos de tu casa.

Caso  3: Un torbellino ha demolido con tu casa. Te quedaste sin nada y forzosamente tienes que buscar un lugar para vivir temporalmente.
Solución: Existe un seguro que indemniza tu patrimonio y lo dejará como nuevo. Además, hay seguros que cubren algunos meses de gastos en hotel, renta de la casa, mudanzas, almacenaje del menaje y cuotas del mantenimiento.

Caso 4: Resulta que te compraste una casa en la prodigiosa isla de las Bahamas. La mala noticia es que por cuestiones de trabajo, no podrás regresar dentro de un largo tiempo y no tendrás oportunidad de cuidarlo personalmente.
Solución: No te pongas triste, hay un que seguro tiene cobertura de hogares en el extranjero.

Caso 5: La fiesta de graduación de tu hermana ha llegado, ese vestido de lentejuelas se te tiene que ver espectacular, por eso decides mandarlo a la tintorería, pero al paso de los días te llaman por teléfono para decirte que tu hermoso vestido se atoró en la lavadora.
Solución: Tu bendito seguro te pagará por las prendas de vestir dañadas en tintorerías, lavanderías y sastrerías.

La historia demuestra que cada vez que logramos comprar algo importante como una casa, también estamos adquiriendo una responsabilidad de mantenerla, cuidarla y protegerla. Por lo que un seguro de  300 pesos al mes no es mucho si comparamos el gasto de pagar un cortocircuito, volver a comprar tus muebles o reconstruir tu vivienda.

Por: Aura Ramírez Cornejo

Dános tu Opinión