fbpx

banner ads
Antes de ser aval, piénsalo dos veces Portada-Aval-Manos Full view

Antes de ser aval, piénsalo dos veces

Ser aval no es cosa del otro mundo. Por lo general, las instituciones financieras piden un aval como garantía para que el crédito que adquiere alguna persona tenga un tipo de garantía.

El panorama oscurece cuando el deudor (la persona que pide el crédito) deja pagar o se deslinda de su responsabilidad. Y ahí es cuando todo se complica para el aval, porque haga lo que haga, no podrá zafarse de la deuda.

Como lees. Ser aval, va mucho más allá de: “sólo prestar tu nombre”. El artículo 109 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito señala que cuando das “el sí”, asumes que te convertirás en co-deudor, por eso ponte bien abusado y analiza si la persona a la que le vas a hacer paro es confiable porque ya no hay vuelta atrás.

Los beneficios de ser aval

Manos-Acuerdo-Deal
Obvio, no toooodo es catastrófico. Puedes hacer equipo con tu compa o tu familiar y dejarle bien clarito que no responderás a su deuda, sólo te limitarás a utilizar el nombre de “aval” por un tiempo. Esto puede funcionar así:

  1. Das credibilidad al titular de la deuda.
  2. En un mundo ideal, si se adquiere el crédito y el deudor paga puntual, nadie te molestará y todos serán felices para siempre (es decir, tu dinero no estará en riesgo).
  3. Si eres millonario y no tienes problema de responder a la deuda ¡Acepta porque dicen por ahí que tendrás pase VIP al cielo! (no es cierto, es broma. Pero suponemos que serás recompensado en otra vida)
  4. El historial crediticio del deudor se colapsaría por completo en caso de que no pague pero el tuyo seguirá limpio (a menos de que tú tampoco pagues).
  5. Como aval, estás en todo tu derecho de pedirle cuentas al deudor. Asegúrate de que pague puntualito para no tener broncas.
  6. También tienes derecho de hablar con la institución financiera y resolver dudas con respecto al contrato (amablemente pregunta y cuestiona todo)
  7. Si todo sale conforme al plan, el Buró de Crédito te calificará positivamente y tu historial crediticio será distinguido (toma en cuenta que el comportamiento del deudor afectará tu historial)

Puedes llegar a un acuerdo con tu compa o tu familiar y dejarle bien clarito que no responderás a su deuda.

Lo riesgos de ser aval

Emoji-enojadoDebes saber que la institución financiera asume que tu estatus económico es mejor que el deudor, así que si éste deja de pagar, la demanda directa será hacia a ti como aval.

“La institución financiera asume que tu estatus económico es mejor que el deudor”.

Ejemplo: Si el deudor desaparece o descaradamente se niega a pagar, la institución financiera los demandaría por morosidad. Si esto pasa, te recomendamos darle seguimiento, no te escondas, negocia y por nada del mundo faltes a las audiencias.

En algunos casos pasa que si el deudor principal no tiene fondos en su tarjeta, inmediatamente te cobrarían a ti como aval (su deuda es tu deuda). Si se generan gastos por cobranza, intereses, abogados u otro recargo, también tendrán que liquidarse (lee detenidamente el contrato de la deuda porque generalmente hay palabras raras que esconden los términos y condiciones). Cuando la deuda se convierte en algo “impagable”, pueden embargar tus bienes y venderlos para saldar la deuda :(

Antes de que firmes como aval, te damos algunos consejos

Foco-idea
Primero que nada, piensa esto: ¿Si yo necesitara un aval, esta persona respondería por mí? Si la respuesta es negativa, ya sabes qué decisión tomar.

Piensa esto: ¿Si yo necesitara un aval, esta persona respondería por mí?

Antes de firmar, dale una checadita al historial crediticio de la persona que te pide ser tu aval. Si ves que nunca paga pues es mejor que desistas. Hazte caso y cree en tus instintos. Si crees que el asunto será catastrófico es mejor retirarse a tiempo.

No digas -SÍ- solo porque el deudor es tu sobrina consentida, tu mejor amiga de la primaria o tu padrino buena onda.  Si de plano, no estás convencido o si detectas que la persona no se hará responsable de la deuda es mejor sonreirle y decirle: -Gracias pero no gracias- mientras te alejas lentamente.

homero-simpson-arbustos

Por. Aura Ramírez Cornejo

 

Dános tu Opinión