banner ads

¿Quieres casa? Aplica la regla del 28/36

¿Estás ante el emocionante e inquietante paso de comprar tu propia casa? ¡Felicidades! Eso puede indicar que has hecho un análisis de tus finanzas y estás en la posibilidad de hacer este compromiso. Si estás contemplando obtener un crédito, entonces te conviene conocer la regla del 28/36.

Esta regla es utilizada por prestamistas hipotecarios (quienes prestan el dinero para que puedas comprar tu casa) para determinar si eres elegible para darte un préstamo y para determinar de cuánto será el crédito que pueden ofrecerte. ¿Cómo lo hacen? Fácil, sacando un porcentaje del dinero de tu sueldo mensual bruto que destinas al pago de tus costos de vivienda y de tu deuda general.

La regla del 28/36 determina dos porcentajes límite para pagar el costo de vivienda y las deudas totales. Esta información te ayudará a conocer la solvencia económica que tienes para costear un préstamo hipotecario.

Según la regla…

Destina al pago de costos de vivienda = 28%


Antes de soltar su dinero, el prestamista necesita saber cuánto dinero destinas o puedes destinar a pagar una vivienda. Estos costos implican la renta mensual (si es el caso), un pago de hipoteca, el seguro de vivienda, los impuestos y los intereses.

Para saber cuánto dinero deberías destinar a este concepto, multiplica tu salario mensual bruto x 0.28

 

Destina al pago de tu deuda total = 36%


El prestamista también necesita saber qué tan endeudado estás con la vida, por eso considera tu deuda total, la cual puede abarcar cuánto debes en tus tarjetas de crédito, si tienes algún préstamo estudiantil, incluso si tienes préstamos pendientes por cumplir con familiares y amigos, y a ello sumar el pago de la hipoteca.

Para saber cuánto dinero deberías destinar a este concepto, multiplica tu salario mensual bruto x 0.36

 

La lógica…

Esta regla indica al prestamista qué tan solvente eres, según tu ingreso y gastos, para pagar tus deudas. Si actualmente dedicas más del 28% o 36% de tu sueldo al pago de vivienda o al pago de tu deuda general, será más difícil que te den un crédito. Si te lo otorgan, es probable que éste no sea tan alto y que los intereses sean altos, pues el prestamista no puede arriesgarse a soltarte una cantidad de dinero que probablemente no puedas pagar.

Obtener un crédito es una gran responsabilidad, pero también un medio para obtener esas cosas que quieres. Recuerda ser disciplinad@ con tus gastos del mes, ¡ayúdate de la regla del 50-30.20! esto será fundamental para que puedas cumplir con los pagos.

Artículos relacionados

La Regla del 50-30-20

Combinación Perfecta: Dos Tarjetas de Crédito

Dános tu Opinión