banner ads

La verdad sobre el Fondo de Emergencias

Tener un fondo de emergencia es uno de los consejos más básicos en las finanzas personales, pero conforme cambian las cosas, cada vez es más difícil ponerse de acuerdo. Algunos dicen que no es necesario tener un fondo de emergencias, otros dicen que hay que ahorrar lo equivalente a 8 meses de gastos…Pero en lo que todos coinciden es que tener una estrategia para las emergencias e imprevistos te brindará tranquilidad y claridad mental. Acá te explicamos este concepto financiero con todos sus detalles para que decidas qué hacer.

Tener un fondo de emergencias es completamente necesario

Debemos empezar por entender que un Fondo de Emergencias debe ser tu primer meta financiera cuando te das cuenta que te estás convirtiendo en un adulto; es el primer ahorro que debemos lograr cuando ya queremos poner orden a nuestro dinero.

No es opcional, es necesario.

¿Por qué somos tan tajantes en esto? Porque los accidentes suceden, todos nos enfermamos y muchos hemos pasado momentos de desempleo. Si todavía no te queda claro por qué es necesario, aquí te damos una lista de las posibles tragedias que te podrían pasar hoy.

1.- Te quedas sin trabajo.

* Estadística: aunque la tasa de desempleo actual en México es la más baja en 11 años (3.5%), esto no significa que tienes tu puesto asegurado.

2.- Tienes un accidente automovilístico y deberás arreglar tu coche, o por lo menos, pagar el deducible. Hay se van unos $7,000 pesitos.
* Estadística: En México ocurren 2.4 millones de accidentes viales al año y sólo el 30% del parque vehicular cuenta con la protección de un seguro. Lee más en Por qué chingaos necesito un seguro?

3.- En el accidente automovilístico, sufres gravemente y necesitas operaciones reconstructivas y hospitalización. Ahí te encargamos la factura, o si eres inteligente, el deducible de tu Seguro de Gastos Médicos Mayores, despídete de $19,000 pesotes.

* Estadística: Del total de la población mexicana, sólo el 7% (8.5 millones de personas aseguradas) cuenta con un seguro médico, ya sea de Gastos Médicos o Salud. Lee más en Por qué chingaos necesito un seguro?

4.- Te salvaste del choque, pero sin hacer nada malo, un día tu auto aparece sin espejos retrovisores, copas ni llantas. O bueno, entraron a tu depa y se robaron los aparatos electrónicos. Gastale unos $11,000 para tener tu nave como nueva o recuperar tu TV de 42”.

* Estadística: en el 2016 se registró un aumento en el hurto de vehículos asegurados del 13.6% (fuente: el economista).
* Estadística: El robo de bienes en casa-habitación provoca pérdidas de 226,000 millones de pesos (fuente: el financiero)

5.- Ok, no tuviste esa mala suerte, tu coche está a salvo. Pero justo después de pagar en la cena, sales caminando rumbo a casa y un pelado te roba la cartera.

* Estadística: en México, cada hora ocurren dos violaciones, tres homicidios y 30 asaltos con violencia (fuente: animal político)

6.- Bueno, tal vez no te ha pasado y crees que es imposible. Supongamos que no te asaltaron…¡pero se te cayó la cartera en el metro!

* Estadística: ok, no tenemos este dato, pero pregúntale a quien quieras si alguna vez ha perdido su cartera y tendrás tu propia encuesta.

7.- OK….eres la persona más suertuda del país y has vencido todas las estadísticas anteriores. Pero ¿adivina qué? Alguien en el metro traía una enfermedad respiratoria y tú te la tragaste toda, terminaste en cama 4 días y con una cuenta de consultas, estudios y medicinas de $4,500 pesos.
Por lo menos no caíste en la siguiente cifra:
* Estadística: 15 de cada 10,000 asegurados sufren enfermedades o accidentes con un costo mayor al millón de pesos. Lee más en Por qué chingaos necesito un seguro?

8.- Resulta que eres tan fino que no viajas en metro y lograste evitar esa inminente epidemia. Pero te mueves en tu coche y pasaste por un bache que parecía la cara de Peña Nieto (lo pudiste haber evitado, pero no dejaste pasar la oportunidad). Lástima, tal vez lo disfrutaste, pero perdiste una llanta, un rin y un amortiguador. Cuenta del taller: $3,800. De los males, el menor…¡que suerte tienes!

Nadie se pone de acuerdo, pero hay tres tipos de consejos.


Los conservadores.

Son los que recomiendan ahorrar la cantidad necesaria para cubrir tus gastos durante 6 hasta 8 meses. Su teoría es que si llega a pasar una tragedia, tendrás suficiente tiempo para recuperarte y actuar con tranquilidad mental, pues en caso de perder tu trabajo no querrás encontrar algo peor, sino siempre algo mejor. Nota curiosa: muchos de los millonarios se ubican en este perfil…algo sabrán sobre finanzas personales.

Los tradicionales.
Son los que recomiendan ahorrar la cantidad necesaria para cubrir tus gastos durante 3 meses.
Su razonamiento es que al tener un imprevisto, inmediatamente deberás adecuar tu estilo de vida para gastar menos y vivir con ese colchón de tres meses, además de moverte para buscar nuevas fuentes de ingreso.

Los progresistas.
Son los consejos que han salido últimamente, quienes dicen que no es necesario tener un fondo de emergencias. La teoría detrás es que podrías vivir sin un fondo de emergencia, sólo si eres un ninja de las finanzas personales. ¿Cómo es esto? Significa que pagas mensualmente todo tipo de seguros (protegiéndote de los accidentes), que tienes varias fuentes de ingreso sustanciales (protegiéndote del desempleo) y una línea de crédito robusta (por si llega a pasar lo peor, tengas oportunidad de cubrirlo sin problema).

Aquí en Querido Dinero te daremos un tip que tiene un poquito de todas estas teorías, nuestra recomendación es que tengas ahorros suficientes para pagar entre 3 y 6 meses de tus gastos. Si lo quieres más fácil: ahorra para 4.5 meses.

Pero la variante que tal vez desconoces, es que recomendamos tener ese dinero invertido en algún instrumento financiero libre de riesgo (como un pagaré o cetes) con una liquidez de un mes (es decir, que puedes disponer de tu dinero una vez al mes) y que a la vez tengas una línea de crédito suficiente para vivir tres meses (para crecer tu línea de crédito, necesitarás crecer tu Score en el Buró de Crédito).

De esta forma, si llega a suceder lo peor, puedes vivir con tu tarjeta durante unos días y disponer de tu dinero (que dormía feliz generando intereses a favor) y vivir con tranquilidad otros meses más.

¿Cómo lo logro?


1.- Empieza por calcular tus gastos mensuales: calcula los gastos fijos y los variables. Si ya sigues nuestro consejo del 50-30-20, nos referimos a la suma del 50+30, es decir, el 80% de tu sueldo.

Para los 4.5 meses, multiplica __(tu sueldo)__ por 3.6 y esa es la cantidad a ahorrar.

2.- Empieza a ahorrar mes con mes, pasito a pasito.

3.- Hazlo de manera automática. Hay muchos servicios que se pueden programar para que retiren cierta cantidad de tu cuenta en períodos mensuales o quincenales.

Artículos Relacionados

Dános tu Opinión