banner ads

La historia de Mary Kay

Para aquellos que creen que es muy tarde para empezar una idea, compartimos casos de profesionales y emprendedores que destacan a nivel mundial, pero que durante su juventud e incluso la etapa adulta no gozaban de mucha fama ni éxito.

Ahora es el turno de Mary Kay Ash,

“Si piensas que puedes, puedes. Y si piensas que no puedes, estás en lo cierto”.

No te limites a ti mismo. Muchas personas se limitan a lo que piensan que pueden hacer. Puedes ir tan lejos como tu mente te permita. Puedes conseguir lo que creas, recuérdalo.

La motivación definitiva de esta mujer le llegó después de los 40. Mary Kay Ash solía trabajar como vendedora de libros y bienes para el hogar; sus biografías cuentan que era una bala para las ventas. Pero cuando llegó el turno de recibir una promoción por su trabajo, la compañía para la que trabajaba decidió promover a un joven que ella misma había capacitado y con el doble de salario. Esta desigualdad laboral por género la desilusionó totalmente y decidió escribir un libro para ayudar a mujeres que vivieran la misma situación laboral. Este libro se convirtió en un plan de negocios de lo que sería una de las compañías más competitivas y exitosas en la venta directa de cosméticos: Mary Kay Cosmetics.

Aerodinámicamente, el abejorro no debería poder volar, pero no lo sabe, por lo que vuela de todas formas.

 

Dános tu Opinión