banner ads

Guía para definir propósitos financieros

Llegamos a la recta final del año y en un par de días tendremos que enfrentarnos a los famosos propósitos, deseos y decisiones para el próximo año. En otras ocasiones escribimos sobre Los 12 propósitos financieros y de las ventajas de festejar el medio año. Pero ahora te daremos una metodología de 4 pasos para que el próximo estés más cerca de tus sueños financieros.

1.- Imagina lo que quieres

El principio es muy bello y aquí sí se vale soñar. Comienza por imaginar tres cosas que quisieras lograr y que estén relacionadas con dinero. Define cada una con distintas temporalidades: una a corto plazo (en menos de un año), una a mediano plazo (en un par de años) y una a largo plazo (en más de cinco años). Te recordamos algunos Tips Financieros para cada etapa de la vida y también te damos un ejemplo muy clásico:

  • Corto plazo (1 año): Salir de vacaciones.
  • Mediano plazo (2 años): Comprar un automóvil.
  • Largo plazo (5 años): Comprar una casa.

2.- Saca tus números

Ahora sí, se empieza a poner un poco más compleja la cosa. Comencemos con un juego de palabras:

¿te has dado cuenta que la palabra “Pro-pó-si-to” se parece a “Pre-su-pues-to”?

Tal vez sea coincidencia, tal vez es una señal divina…o tal vez ni siquiera se parecen tanto, pero el punto es que ahora toca hacer un estimado de presupuestos, aunque sean muy sencillos. Aquí lo hacemos continuando el mismo ejemplo del primer punto:

Vacaciones: Unas buenas vacaciones de una semana, incluyendo un vuelo barato (porque ya sabes cómo comprar vuelos baratos) y siguiendo nuestros tips de viaje, calculamos unos $12,000 pesos y suponemos que lo harás en 8 meses.
Nos salen estos números: $12,000 / 8 meses = $1,500 mensuales

Comprar un automóvil: aquí consideraremos que será una compra a crédito, por lo que nos interesa es llegarle al enganche, digamos que unos $45 mil pesos y que lo harás en año y medio. Te recordamos algunos Tips para comprar un automóvil y te decimos cuál es la mejor fecha para comprarlo.
Así quedan los números: $45,000 / 18 meses = $2,500 mensuales

Comprar una casa: uno de los monstruos de la vida, para este ejemplo, supondremos también que comprarás una casa a crédito (por lo que necesitas juntar para el enganche) y que lo harás en 5 años.
Así salen los números: $150,000 / 60 meses = $2,500 mensuales

Con estos tres “deseos” que definiste en el punto uno, nos resulta un total de $6,500 que “deberías ahorrar mensualmente”. ¿Ya empezaste a cambiar tus sueños? No lo hagas. Tal vez no llegues a ese número desde el inicio, pero la intención es darte una idea.

3.- Haz un plan de acción

Una vez que sabemos masomenos de cuánto es el chiste (o el sueño), nos ponemos un poco más reales. Ahora se trata de aterrizar una estrategia para llegar al número que sacamos en el punto anterior, lo antes posible. Para hacerlo más sencillo, comienza definiendo objetivos con la metodología SMART, la cual señala exactamente cómo debe ser cada uno de ellos.

  • Specific (específico): que exprese claramente qué se quiere conseguir.
  • Measurable (medible): que sus variables puedan determinar el éxito de manera cuantitativa.
  • Achievable (alcanzable): que sea algo que tenga lógica respecto al pasado y las proyecciones del futuro.
  • Relevant (relevante): el objetivo debe tener sentido con lo que realmente importa y que tenga relevancia con tus otras metas.
  • Time-based (con tiempo limitado): el objetivo debe tener una fecha límite o una frecuencia constante.

Ejemplos:

  • Gastar $1,500 menos cada mes
  • Generar $3,000 con trabajos alternos (como freelance), cada mes
  • Ganar $2,000 más en mi trabajo actual, cada mes

Después define algunas acciones que ayudarán a lograr esos objetivos. Las acciones son cosas que tienen que ver con los hábitos, con lo que haces diariamente. Por ejemplo:

  • Obtener un aumento, desde inicio del año
  • Negociar bonos mensuales por desempeño
  • Prospectar un posible cliente nuevo, cada quincena
  • Prospectar un proyecto nuevo con clientes pasados, cada quincena
  • Gastar $300 pesos menos en salidas, por semana. Eventualmente podrías definir “sólo salir una vez por semana”.
  • Gastar $200 pesos menos en servicios recurrentes, cada mes. Eventualmente podrías definir “cancelar el servicio de TV que no utilizo”.

4.- Haz un plan de contingencia

Se trata de prever qué podría salir mal para lograr estas acciones y repensar alternativas desde antes. Por ejemplo:

  • Si no se obtiene un aumento, preguntar cuándo sí se podría.
  • Si un cliente actual no necesita un proyecto nuevo, pedir recomendaciones de otros posibles clientes.
  • Si en una semana gastas más de lo planeado, en qué podrías ahorrar la siguiente semana?

Si haces este ejercicio y cumples lo que defines, estamos seguros que podrás estar más cerca a lograr las cosas que quieres con tu dinero durante el próximo año.

Dános tu Opinión