banner ads

Hacia una economía compartida

Un tipo de red económica flexible está emergiendo en las últimas generaciones; la economía compartida. En esta economía los productos, servicios, talentos y demás recursos se comparten entre usuarios, a menudo a un costo significativamente menor que al de las ventas comerciales tradicionales. Gracias a esto surgen nuevas formas de obtener ganancias de los objetos o espacios que te pertenecen y no sólo en el horario godín.

Utilizando lo de los demás

Kids-SharingEn este tipo de economía se explotan las cosas que alguien ya tiene. El ejemplo del coche es el más emblemático. El 96% del tiempo, tu coche está estacionado. Y muchas veces, lo utilizas para ti solamente. ¿Qué tal si compartieras el viaje con alguien más y ganarás (o ahorraras) dinero? Las plataformas Uber , Cabify o Lyft son un facilitador para que usuarios cercanos a ti te encuentren y se suban al coche de alguien más. Pero si no tienes coche, también hay beneficio para ti, el compartir un viaje resulta más barato, entre un 35% y 50%, comparado contra taxis.

El paradigma en donde cada quien posee algo en particular está cambiando. Los millennials ya no están interesados en la posesión, sino en el acceso a las cosas.

Tipos de servicio en una economía compartida

Todos podemos participar de alguna forma en una economía compartida. Aquí te presentamos algunos de los ejemplos más conocidos.

1.- Venta y reventa

Box-DeliveryTodos conocemos Amazon, Ebay o Craiglist…o en las que tienen más tiempo en México: Mercado Libre y Segunda Mano. Estos sitios te permiten comprar, vender y algunas veces cambiar productos nuevos, seminuevos o usados, sin la necesidad de salir de tu casa. Existen otros sitios que se especializan en un nicho particular. Con sólo entrar a un buscador, puedes encontrar un sitio dedicado a tus gustos más extravagantes.

2.- Crowdfunding

Crowd
Si conoces
Kickstarter o Indiegogo, entonces ya estás familiarizado con el Crowdfunding (financiamiento colectivo). Emprendedores, artistas y gente que quiere empezar un proyecto puede buscar este tipo de plataformas para exponer su idea ante una comunidad de posibles inversionistas y poner una meta económica. Hay muchos casos de proyectos que han sido financiados por miles de contribuyentes, llegando a su meta en muy pocos días o incluso sólo unas horas. Aunque se entiende que los inversionistas no van a obtener su dinero a cambio si el proyecto se realiza, muchas veces se ofrecen recompensas de mercancía o servicios al inversionista dependiendo de la cantidad que ponga para el proyecto.

Además, este tipo de dinámica se ha adoptado en otras industrias como en la energía solar o desarrollos inmobiliarios en donde, ahí sí se espera un retorno de inversión. Además, existen financiamientos a través de criptomonedas que pueden ayudar a arrancar proyectos de innovación.

3.- Renta de espacios para vivir y trabajar.

Cool-Space
Los sitios Airbnb, VRBO y Couchsurfing ponen en contacto a propietarios de viviendas con gente que necesita de un lugar para dormir cuando están viajando. Los propietarios establecen el precio por noche y en los que está disponible la habitación o casa. Los huéspedes potenciales pueden echar un vistazo a las diferentes opciones que hay en la zona que desean visitar y elegir el lugar más adecuado para sus necesidades y su presupuesto. Si quieres explorar las partes menos conocidas de un lugar, estas plataformas te ofrecen la oportunidad de hospedarte en distritos alejados del área de hoteles donde se concentran los turistas.

Otra tendencia en crecimiento es el coworking, espacios de oficina diseñados para empresas que prefieren trabajadores más remotos y que no necesitan de ciertas instalaciones en todo momento. Plataformas como Impact Hub y otros coworkings independientes están en crecimiento. En México, puedes conocer WeWork, The Pool, Co-Work, etc…o simplemente hacer una búsqueda en CoWorker según tu ciudad.

4.- Compartiendo el transporte privado.

Car-Sharing
Cosas tan cotidianas como un coche se puede volver un transporte público en donde cientos de usuarios pueden ser beneficiados. Este tipo de servicio ofrece los beneficios de un coche sin la necesidad de poseerlo. Puedes llegar rápido a tu destino sin usar el transporte público.

Las aplicaciones como Uber y Lyft encuentran chóferes cercanos a tu ubicación que te llevan a tu destino deseado. Este tipo de filosofías compartidas aprovechan los beneficios del carSharing con aplicaciones como Maven o ZipCar que te permiten tener acceso a un vehículo, manejarlo para tus necesidades y pagar por hora. O también puedes aprovecharlo si eres propietario de un coche y deseas sacarle un beneficio mientras no lo usas con plataformas como Turo.com. Para que quede más clara la idea, ya existen startups que permitirán rentar espacios de estacionamiento, para cuando no se estén utilizando por sus dueños, conoce Rover Parking.

5.- Compartir talento y conocimiento

Home-Office
Si tienes conocimiento o habilidades que no estás usando en tu trabajo diario puedes explotarlo en la economía compartida. Plataformas como TaskRabbit o Zaarly te dan la oportunidad de hacer trabajo doméstico en servicios de limpieza, elaboración de muebles o haciendo mandados. Sitios de trabajo independiente como UpWork y ShiftPixy te permiten compartir tus habilidades con múltiples empleadores, eliminando una única fuente de ingreso.

Todos ganan en las economías compartidas

Todos-Ganan
Estas nuevas tendencias son obviamente buenas para nuestra cartera, aquí algunos beneficios del sharing economy:

  • Disminuye la contaminación ambiental y consumo de recursos al reducir la fabricación de productos. Algo que ya habíamos platicado en Cómo ahorrar y ayudarle al planeta”.
  • Productos o servicios más baratos debido a que se re-utilizan de manera constante.
  • Aumenta la flexibilidad de las horas de trabajo y de los salarios de los freelancers e independientes.
  • Menos preocupaciones y obligaciones al poseer menos cosas materiales. Recuerda que es posible vivir mejor con menos.

Dános tu Opinión