banner ads
Guía para vivir fuera de casa MUDANZA Full view

Guía para vivir fuera de casa

Ya sabemos que las generaciones de ahora necesitan una manita para salir de casa de los papás…

Para que te des una idea, de acuerdo al US Census Bureau en 1975 sólo el 26% de los adultos entre 18 y 34 años vivían con sus padres, hoy el porcentaje asciende a 31%. De hecho, por primera vez en 130 años, existe una tendencia mayoritaria en este grupo de vivir en casa de sus papás. Y es que hay muchas razones que explican por qué los millennials viven en casa de sus padres: salarios más bajos, costos de vida más elevados, falta del hábito del ahorro… en fin, todas las señales del espantoso futuro financiero de los millennials.

Pero, ¿será posible que pese a esto podamos ver a esta generación volar del nido? Aquí te decimos cómo sí es se puede.

1.- Prepárate para salir de casa, con ayuda de mamá.

Haz un acuerdo con tus papás: durante 3 meses vas a “pagarles” renta y ellos lo ahorrarán para ti. De esta forma ejercitas el desprendimiento, el acto se vuelve un esfuerzo común y todos están en el mismo canal para lograr tu meta.

A cambio de este favor, ofrece tus talentos a la familia: podrías ser el tech-geek que arregla las computadoras de la casa, practicar tus dotes de chef y conocimientos sobre alta cocina, bajo presupuesto, o arreglar el jardín (ya sabes que es una buena forma de aprender a ahorrar).

2.- Acepta que de ahora en adelante, serás una nueva persona.

Si sigues esta guía, será un paso bien dado en tu vida, toma la decisión y no voltees a ver atrás. Empieza por cambiar el chip mental: tal vez dejarás de ser la persona que sabe de los mejores restaurantes, o que vive en festivales y conciertos. De ahora en adelante serás la persona que sabe cómo cuidar su hogar y hacer una cena deliciosa.

3.- Las reglas básicas para vivir fuera de casa

Fondo de Emergencia: Antes de pensar que eres una persona independiente, debes de poder ahorrar lo suficiente para tener un fondo de emergencia equivalente a 3-6 meses de tu gasto, o si lo quieres ver de otra forma, debes tener ahorrado 3.6 meses de tu sueldo. Aquí te decimos la verdad sobre el Fondo de Emergencia y cómo lograrlo.

Ahorra para tener 3 meses de renta: si, es el dinero del que hablábamos antes, con el que te ayudarán a ahorrar tus papás.

Asegúrate de tener un ingreso fijo: No se vale irse a la aventura, debes tener un flujo constante de dinero. Además, te podrían caer bien algunas ideas para generar ingresos extras.

Prepárate para usar bien el crédito: Para funcionar mejor en el mundo de los adultos, necesitas tener una buena tarjeta de crédito y un historial crediticio arriba de 550 o 600 puntos. Aquí te decimos los básicos de una Tarjeta de Crédito, los básicos del Buró de Crédito e incluso algunos Tips para subir tu score.

4.- Haz números y presupuestos

Rentar implica sostener tu estilo de vida completamente, eso quiere decir que debes considerar: comida, servicios, transporte, mobiliario y tus salidas de entretenimiento. ¡Dale tranqui con los lujos!

Ármate un presupuesto y planifica, aquí te dejamos la guía para hacer un presupuesto básico.

La renta no debe superar el 30% de tu sueldo y te debe permitir ahorrar. No te engañes viendo opciones por encima de este presupuesto. Además, considera el depósito.

5.- Define dónde y cómo quieres vivir


Vivir cerca del trabajo es uno de los beneficios que puedes buscar al rentar. Además del ahorro en transporte, te dará el lujo del tiempo.

“Suponiendo que una persona entró a trabajar a los 25 años y que su camino de su casa a la oficina es de una hora, para cuando se retire (a los 65 años promedio) habrá invertido poco más de 2.4 años sólo en el traslado de ida y vuelta a su empleo (…) indicó Roberto Esses, director ejecutivo de Inmuebles24.com”. (El Economista)

Otras opciones a considerar es la cercanía a servicios básicos, la calidad de vida en la zona, la cercanía a áreas verdes, la ubicación en relación al flujo del tráfico (si tu camino es a contraflujo ya la armaste). Y, claro, siempre puedes considerar vivir solo o con más gente.

6.- Lleva sólo lo necesario.


Al hacer tu maleta notarás todas las cosas que guardas contigo y que no necesitas. Lleva sólo lo necesario para empezar tu nueva vida y si no sabes identificarlo, léete la guía para deshacerte de tu basura.

Una vez en tu nuevo nidito, no caigas en la tentación de rellenarlo con cosas. Recuerda que una vida minimalista es la clave para la paz mental y las finanzas saludables.

7.- Ten listo a tu equipo de apoyo.


Los amigos y familiares son clave: pueden ayudarte con la mudanza, donando muebles, y sobre todo, brindan ese apoyo emocional necesario cuando caemos en cuenta de lo que significa vivir solo.

En este punto insistimos: salir de la casa de los papás es un paso difícil para tu cartera y para tus emociones. Cuando la soledad pega, haz un pequeño gathering con amigos, habla con tus papás, arma el plan en tu casa.

En conclusión: Querer es poder. Pese a los contratiempos que vive esta generación, sabemos que existen esos valientes que dan el primer paso y, aunque pueda ser tembloroso, sólo así se empieza a recorrer camino. ¿Y tú qué puedes hacer para estar listo?

Artículos Relacionados

Dános tu Opinión