banner ads

El cine mexicano tiene un secreto financiero.

La multipremiada película Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia) anoche fue galardonada con 4 de las 9 nominaciones en la ceremonia de los Oscar, siendo el segundo año consecutivo que un mexicano se lleva el reconocimiento a Mejor Director, entre otras estatuillas. Sin embargo, por más talento que tengan Alejandro Gonzalez Iñarritu, Alfonso Cuarón, Emmanuel Lubezki, entre otros, debemos reconocer que el cine mexicano tiene un secreto financiero.

Birdman

La verdad es que la industria del cine en México ha tenido un gran crecimiento en la última década y en gran parte se debe a un estímulo fiscal que desde el 2005 ha permitido que instancias privadas aporten importantes sumas de dinero a proyectos cinematográficos a manera deducible de impuestos.

Dicho estímulo ha tenido efecto en distintas formas a lo largo de los últimos años a través del Artículo 226 (hoy artículo 189), una ley de Impuesto sobre la Renta (LISR) que ha permitido que empresas y privados aporten hasta 20 mdp (o 10% de su ISR) a alguna producción de cine mexicano. Con esto, tanto los presupuestos como la cantidad de proyectos han crecido año con año, además del interés en la producción nacional que los mismos mexicanos han mostrado en carteleras comerciales.

sep12_Cimg_335178

Aunque después el Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU) cortara una parte de las posibles aportaciones al cine, los estímulos han sido vastos a través de esta instancia y del fortalecimiento de fideicomisos como Foprocine, Fidecine y el Estímulo Fiscal a la Producción Cinematográfica Nacional (Eficine 189).

Estos apoyos han marcado un hito en la historia de la cinematografía nacional, ya que significó, hasta 2013, contar con 500 millones de pesos anuales para impulsar la producción de cine mexicano; a partir de 2014, el monto dedicado a la producción de películas se incrementó a 650 millones de pesos y se destinaron 50 millones de pesos a la distribución. Cada proyecto de producción puede solicitar hasta 20 millones de pesos siempre y cuando no exceda el 10% del ISR generado por el contribuyente aportante del año anterior, ni el 80% del costo total de la película, en cuanto a distribución no se puede exceder de 2 millones de pesos.

sep12_Cimg_55374

En México, la industria cultural equivale a 7% del PIB, del cual corresponde al cine el 1.5%. Esperamos que esta cifra siga creciendo y que los apoyos culturales sigan dando resultados a niveles internacionales. Por lo pronto, si tienes un proyecto cinematográfico, puedes aplicar para un apoyo a través del Eficine, o si gustas puedes deducir algo de tu responsabilidad fiscal y aportar al séptimo arte. Nada mal, ¿no? Así que al final de cuentas, parte del éxito de los mexicanos en la industria cinematográfica se debe a un respaldo financiero…#QueridoDinero

2

Para más información visita:
http://www.imcine.gob.mx
http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5344056&fecha=09/05/2014

Dános tu Opinión