banner ads

Do’s & Dont’s: El lobo de Wall Street

Jordan Belfort es el tipo de hombre que causa admiración y rechazo al mismo tiempo. Al menos así lo vimos en El Lobo de Wallstreet, película de Martin Scorsese que cuenta la vida del todopoderoso de WallStreet. De sus excesos, inteligencia para las ventas y habilidad para el negocio rescatamos esta serie de Do’s and Don’ts para todo emprendedor que busca hacer su propio camino.

Do: Aprender a vender


Belfort reta a Brad (Jon Bernthal) a que le venda una pluma. Él acepta y le dice: “hazme un favor, escribe tu nombre en esa servilleta”. Belfort responde: “No tengo con qué escribir”, a lo que Brad dice: “¡Exactamente! (le entrega la pluma) ahí tienes tu oferta y demanda”. Vendedores, esta película es genial para darnos un tip de oro: la gente compra lo que satisface sus necesidades.

Don’t: Vender estafas


No uses tu talento para enriquecerte a costa de otros. Belfort lo hizo al principio de su carrera con gente que sólo podía invertir centavos, más adelante llevó su estafa a Stratton Oakmont, empresa donde llegó a ganar 22 millones de dólares en un día. Los negocios ilegales siempre estarán en riesgo de caer y las consecuencias pueden ser muy negativas, desde encarcelamiento y deudas millonarias, hasta enemistad con personas peligrosas.

Do: Hacer lo necesario para lograr el objetivo


Cuando Belfort está a 24 horas de perder su fortuna en el banco de Suiza, no lo piensa dos veces y navega con Donnie y su familia hacia allá a través de una terrible tormenta.


“Without action, the best intentions in the world are nothing more than that: intentions.”

Don´t: Tratar de lograr el objetivo arriesgando a otros


Sí, Belfort mostró mucha tenacidad para cuidar sus intereses, pero lo hizo poniendo en riesgo a su esposa y a sus amigos que viajaban en el yate. Cuando el objetivo que persigues te hace pasar por encima de otros sin importar su bienestar, reconsidera tu ambición.

Do: Aprovechar tus talentos para ganar dinero


Es controversial, pero Belfort es una persona que construyó un patrimonio de la nada. Era muy inteligente, conocía su negocio, era apasionado y sabía tratar con la gente. Incluso cuando Stratton Oakmont quebró, tuvo la idea de retirarse tranquilamente como conferencista, sabiendo que muchas personas querrían conocer el secreto de su éxito sin importar la falta de moralidad, incluso hasta el punto de llegar a la pantalla grande.

Don’t: perder tus talentos por el dinero


Está de más hablar de los excesos en la vida de Belfort y sus amigos, mismos que le llevaron a poner en riesgo su vida y la de su familia. Recuerda que el dinero es una herramienta para lograr objetivos y por sí sólo carece de sentido. Vivimos en una cultura de consumo donde el dinero parece traer la felicidad, pero al menos por lo visto en esta película, cuando se vive por dinero hay un salvajismo casi denigrante, crudas morales, problemas con la ley… ¡ah! y una que otra enfermedad venérea.

Do: Llevar en orden tu contabilidad


Toda persona o empresa debe tener en orden su contabilidad. Incluso en Stratton Oakmont tenían todos sus documentos listos para el momento de las auditorías. Recuerda que cada mes debes cumplir con este requisito fiscal y si tienes a una persona que pueda ayudarte con esto, mejor.

Don’t: Maquillar tu contabilidad


El pobre papá de Belfort, encargado de la contabilidad de la empresa, tenía que batallar con los gastos sin sentido de su hijo y amigos que rebasan el concepto de viáticos: drogas, alcohol, sexo, viajes, etcétera. Poner a los auditores en un cuarto helado no es una buena idea para salir de problemas contables.

Do: integrar al equipo con pasión


Aunque el ambiente laboral agresivo y descontrolado en Stratton Oakmont llegó a ser una verdadera orgía, no podemos negar que la admiración de los empleados hacia Belfort y la pasión hacia su trabajo, fueron claves para el éxito de la compañía, como sucedió cuando lanzaron las acciones de Steve Madden. Además, Belfort supo ser un líder que inspiró a su equipo a sacar la tenacidad y el carácter necesario para hacer su trabajo.

Don’t: Llevar a tu equipo a lo incorrecto


Debes ser capaz de motivar a tu gente, capaz de impregnarla de la misma pasión que tú imprimes en el negocio y de subirla al barco contigo. Sin embargo, si tu causa no es la adecuada, si estás haciendo algo ilegal, fuera de la moral, la ética o lo correcto…simplemente no arrastres a los demás.

Do: Retirarse en el momento adecuado


Todo negocio tiene un riesgo, así que aprende a detectar cuando el riesgo es más alto que la posible ganancia. Belfort tuvo la oportunidad de retirarse pagando una cantidad mínima de sus ganancias, pero su pasión por el negocio y su adicción por el dinero no lo dejaron retirarse, hasta que lo obligaron por encarcelamiento.

Don´t: Quedarse en el problema hasta comprometer a los amigos


No traiciones a tus amigos para librarte del castigo de tus actos. Aunque al final no lo hizo, Belfort aceptó un trato con el FBI para delatar a sus amigos por fraude. de manera que no sólo iba a perder toda su fortuna sino a la gente que lo acompañó desde el principio de su aventura. Recuerda que no vale la pena perder a quienes te rodean por dinero.

Artículos Relacionados

Dános tu Opinión