banner ads

Compra una casa, no una deuda.

Existen muchas cosas en nuestro sistema que hacemos sólo porque así lo tenemos preconcebido colectivamente como sociedad. Ni siquiera hacemos el intento por encontrar mejores alternativas.

Algunas veces el sistema funciona bien tal como está, otras veces no funciona en lo absoluto y en algunos casos no es tan importante. Sin embargo hay campos muy sensibles para todos nosotros, en los que tomar decisiones equivocadas puede causar serios problemas en nuestros bolsillos. Tal es el caso de la compra de una casa.

EL ATAJO: UNA HIPOTECA

Imagina que cumples 28 años, empiezas a plantearte seriamente la necesidad de forjarte un patrimonio y sobretodo a cuestionarte la manera de independizarte y adquirir una propiedad.

Ante ese dilema, la respuesta llega rápidamente a tu cabeza: Contratar una hipoteca.

Es casi como obtener un preciado regalo por parte del banco cuando obtienes el préstamo, después de un largo, complicado proceso de solicitud, te sientes muy afortunado porque obtendrás tu primer millón de pesos. Probablemente aun así no puedas obtener la casa de tus sueños, pero si un mediano inmueble con el cual iniciar.

LA REALIDAD: EL ATAJO SALE CARO.

Esa sensación de poder adquisitivo termina cuando revisas el final de tu tabla de amortización:

Préstamo: $1,000,000.00
Pagos mensuales: $12,325.00
Duración: 15 años
Tasa de interés anual: 12% (Más gastos y comisiones)
Interés a pagar: $1,218,539.72
Pago total al vencimiento: $2,218,539.78

¿Es real? ¿Estás dispuesto a pagar 222% por tener un techo propio dónde vivir?

Ross-Why

Bueno… es una hipoteca a 15 años, por lo cual debería haber un costo de financiamiento, pero…#posOye

EL CAMINO ALTERNO: EL AHORRO

Aquí viene el misterioso plan que pocas veces tomamos en consideración antes de seguir alimentando al costoso sistema financiero que utilizamos para planificar nuestras finanzas personales. Una vez que haz determinado un presupuesto que podrías destinar libremente al pago de la hipoteca, sin tener ningún perjuicio en tu flujo de caja mensual, ya has avanzado un paso importante puesto que has determinado tu capacidad de ahorro.

En otras palabras, tienes claro que puedes subsistir económicamente hablando si decides reservar una cierta cantidad mensual que en este caso corresponde al pago mensual que estás dispuesto a hacer para pagar tu hipoteca.

Para conseguir tu meta tendrás que ahorrar religiosamente $12,325 pesos mensuales, los mismos que pensabas destinar al pago del crédito y los vas a invertir en un activo libre de riesgo.

Pray

De manera que después de 74 meses (6 años) de rutina, vas a recibir un estado de cuenta con la buena noticia de que después de todo el sacrificio realizado, por fin has ahorrado el millón de pesos que te propusiste reunir, no después de 15 años de pagar una hipoteca, sino después de 6 años de disciplina.

Obviamente el dinero tiene un costo en el tiempo, se llama interés. Por otro lado los precios de los inmuebles tienden a subir. Sin embargo siempre estarás en mejor posición para establecer tus estrategias financieras de manera más inteligente cuando lo que tienes en la mano es un ahorro en lugar de una deuda.

Así que será mucho más barato reunir una buena cantidad de dinero bien invertido que una deuda de muy largo plazo pesando sobre tus finanzas.

Visto en números funciona de esta manera:

Ahorro mensual: $12,325.00
Duración: 74 meses (6 años y 57 días)
Tasa de interés anual: 3% anual
Saldo total al final del periodo: $1,000,515.53
Monto ahorrado: $912,050.00
Intereses ganados: $88,465.53

¿No es mejor para tu patrimonio ganar 88,465.53, que pagar 1,218,539.72?

Por supuesto que sí.

Duh

Ahora, es importante aclarar que al momento de invertir tus recursos deberás tener por seguro que estás invirtiendo en papeles libres de riesgo (CETES por ejemplo, o algún activo similar o que en su caso tuviera alguna garantía del Instituto de Protección al Ahorro Bancario) para lograrlo deberás asesorarte con alguna persona de tu confianza que conozca de opciones financieras y leer muy bien las condiciones antes de invertir.

Artículo de opinión:
Raquel Ramos.
Especialista financiero.

Nota del Editor: este artículo ha sido enviado por un lector de Querido Dinero a manera de colaboración. Vale la pena destacar que en este caso, el análisis financiero es muy bueno, siempre y cuando el caso sea en donde alguien habita un lugar sin pagar renta y quiere mudarse a una casa propia. En otros escenarios, como cuando la persona ya paga una renta por su lugar de vivienda o como cuando quiere comprar una casa para rentarla (y generar un ingreso), el análisis es distinto…algo que explicaremos con más detalle en futuros artículos. Para seguir la conversación con la autora de esta nota, se puede contactar via email (raquelrh @ live.com).

ARTICULOS RELACIONADOS

 Mi Casa: ¿Comprar o Construir?

La Regla del 28/36

Monstruos de la vida: La Casa

Dános tu Opinión