banner ads

Cómo tener una cita financiera

Ahhhh de nuevo es febrero y celebramos al amor. Pero como probablemente lo sabes, el amor también va de la mano con el dinero. De hecho, un estudio en EEUU arrojó que al momento de ir a una cita, darte cuenta que esa posible pareja gasta irresponsablemente es peor que darte cuenta de su mal aliento.

Incluso, cuando la relación se pone un poco más seria, más del 40% cree que un mal historial crediticio puede ser un tema importante para que la relación no prospere.

Sabemos que es muy bueno hablar de dinero entre novios  y que podemos evitar los problemas entre pareja, lo sabemos, pero la realidad es que nunca es fácil tocar el tema. Sin embargo, no podemos ignorar que el dinero es una de las razones de mayor pelea entre las parejas y creemos que es primordial abordar el tema constantemente. Afortunadamente, aquí te decimos cómo.

Lo primero es entender de dónde viene cada quien

Tu y tu pareja no tienen que tener la misma idea sobre el dinero, ya que cada quien la aprendió de diferente manera y está bien tener opiniones personales. Aquí nos persigue un poco Freud, pues nuestra relación con el dinero empieza desde la niñez y el núcleo familiar. Según la experta financiera y autora del libro “The Money Class”:

Tus primeras memorias del dinero son de cuando aprendiste que era algo más que un juguete y tiene que ver con la forma en que tus padres gastaban y ahorraban.

Antes de entrar en temas más serios, hagan un poco de introspección y compartan cómo se sienten con el dinero últimamente (en las últimas semanas) y también a largo plazo, desde su infancia. Así como se tuvieron que conocer cuando se enamoraron, deben de conocer sus sentimientos en torno a los temas financieros.

Es muy importante soñar juntos

Lo bueno de las citas financieras es que no se trata sólo de ver cuentas y estados financieros, sino de hablar de lo que queremos en la vida, de nuestras metas juntos. Ahora es el momento de platicar abiertamente sobre lo que queremos, desde irse de viaje, tener una casa, un perro, tres hijos, un negocio o lo que sea.

Lo ideal es que cuando lleguen a puntos de encuentro en sus sueños, puedan definir qué es lo que quieren, por qué lo quieren y cómo lo van a lograr. Si no nos siguen en nuestras redes sociales, puede que les falte un poco de motivación diaria, por lo que recomendamos hacer alguna dinámica donde puedan compartir el sueño como con un board de Pinterest o cualquier recordatorio que puedan ver seguido.

Es momento de decir nuestros secretos

Para que la cita financiera sea real, tenemos que mostrarnos sin máscaras. Esto significa que hay que decir nuestras verdades desde el principio, sin miedo.

¡¿Cuánto te gastas en café?! ¡¿Eso cuestan los boletos del fútbol?!
Tal vez se topen con este tipo de situaciones, aprendan a enfrentarlas desde el principio.

Aprendan a diseñar una estrategia juntos


Ya que tienen una idea de la situación actual y que conocen tanto su pasado como sus sueños, es momento de ponerse un poco más técnicos y entrarle a la talacha de hacer un plan.

Aquí es cuando se ponen a hacer recuento de sus gastos, a juntar tickets, recibos, estados de cuenta y demás papelería práctica. La idea es saber con cierta claridad sobre sus gastos y sus ingresos, hacer un presupuesto, revisar su distribución según la regla del 50-30-20, hacer planes y demás. Tenemos mucho contenido para esto, nos pueden preguntar por el sitio o en redes sociales o incluso si compraron nuestro libro o han ido a alguno de los workshops, seguramente ya tienen acceso a algunas hojas de cálculo para facilitar la tarea.

Claro que de nada sirve hacer planes, si no lo llevan a cabo… revisen cómo les fue en su siguiente cita financiera. Recuerda que lo que le funciona a uno, no necesariamente le funciona al otro ya que así como en la vida, también en las finanzas los opuestos se atraen.

Las citas financieras deben ser frecuentes y atractivas

Aunque esto lo estamos publicando el día de San Valentín, no significa que sólo hay que tener una cita financiera al año. Al contrario, nosotros recomendamos tener una mensual en donde puedan ver cómo va el plan y que cada 4 o 6 meses, la cita sea tan especial que planeen a mediano y largo plazo.

Además, es necesario que la cita sea atractiva. Ya sea con velas, música, chocolates, cerveza, vino o lo que sea que los ponga de buen humor para hablar de cosas serias y muy personales.

Artículos Relacionados

Dános tu Opinión