banner ads

Cómo educar a tus niños para que aprendan de dinero desde pequeños

¿Recuerdas la primera vez que conociste el dinero? Probablemente no, pero los conceptos monetarios y financieros se registraron en nuestra cabeza mucho antes de lo que podemos recordar.

Beth Kobliner, autora financiera, asegura que a partir de los tres años los niños a pueden comprender conceptos de dinero y recientemente, un reporte de la Universidad de Cambridge comprobó que los hábitos financieros se forman a partir de los siete años.

Esto tiene que ver con cómo vemos a nuestros padres ahorrar y gastar. Aunque no depende exclusivamente del ejemplo, depende de dar los primeros pasos que involucra la enseñanza del dinero como algo importante que puede ser intercambiado por cosas que necesitamos. Esto es algo a lo que ellos van a exponerse desde muy pequeños, lo queramos o no.

Como nunca es demasiado pronto para aprender sobre dinero, te dejamos un par de recomendaciones para que le enseñes conceptos financieros todos los días.

1.- Enseña la Diferencia Entre Querer y Necesitar.

Las lecciones iniciales de dinero deben de centrarse sobre la necesidad y el querer para marcar una diferencia clara y que los niños puedan responder a la pregunta “¿Nada más lo quieres o de verdad lo necesitas?” sin que confundan conceptos. Esto les va a ayudar a entender sobre satisfacciones y necesidades reales sobre las que tendrán que tomar decisiones. Si comienzan con esto, aprenderán con la práctica y con la repetición, que las cosas no son gratuitas, que con el dinero podemos obtener las cosas que nos sirven y que si ahorras, puedes tener mejores beneficios para tener lo que quieres. Tal vez no hay que explicarles el concepto, pero observa este experimento sobre la Satisfacción Postergada con unos niños.

3.- Enséñale a ahorrar a tu Hijo con ejercicios simples.

Niño-AhorroLa educación financiera para niños tampoco es algo muy complejo e incluso puede ser divertido con juegos clásicos como el Monopoly. Sin embargo, Ron Lieber recomienda que las mesadas se utilicen como herramienta de aprendizaje financiero, por lo que deben estar separadas del trabajo de la casa. Para el autor del libro “The Opposite of Spoiled”, lavar los platos, cortar el césped o limpiar la cocina no es un trabajo por el que deban de ser compensados con dinero porque todos son parte de una familia y  deben participar sin esperar un pago. La recomendación entonces es que la recompensa monetaria sea a partir de otros logros.

Es mejor utilizar los incentivos financieros o los famosos “domingos” como recompensas por logros distintos a sus responsabilidades habituales, como pueden ser unas buenas calificaciones escolares, el desempeño deportivo, artístico o ayuda social.

Fernando Ruiz, uno de los co-autores de nuestro libro “Querido Dinero: ¡Te Odio y Te Quiero!” relata su historia de cómo $10 pesos le compraron una casa al practicar el ahorro desde niño. Por otra parte, el editor de Querido Dinero comenta que en su casa le enseñaron a ganar dinero y a ahorrar desde pequeño pues en lugar de recibir una cantidad fija cada domingo, le daban dinero de acuerdo a sus calificaciones y logros deportivos…algo que lo llevó a comprar su primer coche cuando tenía 15 años.

3.- Enséñale a tu Hijo a Tomar Decisiones Sobre Dinero.

Tomar-decisiones
Con guía adulta, los niños pueden aprender a hacer elecciones cuando se trata de dinero. Comprar no se trata solo de conseguir muchas cosas, sino de saber lo que tienes y pensar en lo que puede servirte. Principalmente se trata de saber qué hacer cuando comprar todo lo que quieres no es posible, hay que elegir entre una opción u otra. Para un niño, analizar en qué gastamos el dinero, reflexionar sobre lo que compramos y no dejarse llevar por impulso o para saciar una necesidad superficial, es una habilidad que clave para su crecimiento.

Sabemos que no necesitas ser un experto en finanzas para tener una buena educación financiera y aunque tus hijos no van a calcular tus impuestos, de todas maneras necesitan saber sobre dinero. Recuerda que mientras más pronto estén familiarizados a conceptos de dinero, ahorro e inversión, mejor entendimiento tendrán en el futuro sobre cómo se mueve el mundo. Si no se te ocurre qué hacer, siempre están estos ejercicios de dinero para niños para que desarrollen sus habilidades financieras.

Recuerda que en lugar de privarlos de las herramientas que necesitan, enseñarles a interactuar con su alrededor hará de ellos personas más capaces e independientes. ¡El dinero también es cosa de niños!

 

Dános tu Opinión