fbpx

banner ads

Cómo comer más saludable sin gastar una fortuna

¿A quién no le ha pasado que durante una plática entre un grupo de amigos salga el clásico vegetariano que comienza a enlistar todas las maravillosas ventajas que tiene su nuevo estilo de vida ahora que ha decidido dejar de alimento animal?

Hay miles de artículos, programas y libros que hablan de los beneficios de tener una alimentación más sana y reducir el consumo de alimentos procesados. Pero esta tendencia viene acompañada de una ola de productos orgánicos, alimentos artesanales y lechugas de libre pastoreo que tal vez…ALTO…¿Cómo qué lechugas de libre pastoreo?

No sabemos, pero sonaba como la típica mercadotecnia saludable que convence en el momento de la compra. Y si te dejas llevar por todo esto, terminarás gastando mucho más de lo necesario.

Por eso, aquí te pasamos algunos tips para agregar vegetales y más alimentos-no-procesados, sin gastar más de lo necesario.

1.- Aprende a comer según la temporada.


Las frutas y verduras están permanentemente en los mercados, pero su precio sube y su valor alimenticio baja, ya que vienen de otros lugares, cuesta más traerlas y toma más tiempo. Afortunadamente la tierra nos dá los nutrientes que necesitamos según la temporada, ¿Por qué crees que en México la temporada de mandarina es de Octubre a Febrero? Es una fruta con mucha vitamina C que te ayudará a estar sano en otoño e invierno.

Aprovecha la sabiduría de la naturaleza, aprende a leer el clima y los beneficios de consumir alimentos de temporada.

Esta sabiduría no sólo ayudará a que tu cuerpo esté en sintonía con la naturaleza, sino también tu bolsillo porque, obviamente, las frutas y verduras de temporada son siempre las más baratas.

2.- Para comer más saludable sin gastar tanto, debes aprender a hacer las compras.

Ya sabemos que aprender a cocinar tiene muchos beneficios para tu bolsillo y tu crecimiento personal. Pero el verdadero truco para no gastar tanto con una dieta saludable radica en el momento de la compra. Aquí te damos algunos tips para hacer el súper sin gastar tanto:

  1. Planea bien tus compras: haz una lista previa, basada en ideas de recetas que ya conozcas o que quieras aprender. No vayas con hambre, eso te hará gastar de más porque se te antoja todo.
  2. Cuidado con la mercadotecnia: No caigas en la tentación del anaquel de comida orgánica o vegetariana que tiene la presentación muy hipster y naturista. A veces esos productos valen lo que cuestan, pero muchas otras veces puedes conseguir lo mismo a granel y a mucho mejor precio.
  3. No dependas de una sóla visita: divide tus compras por temporalidad y conveniencia al visitar por lo menos tres lugares distintos. La recomendación es: un mercado, un supermercado y un megamercado. A continuación explicamos más.
  4. Visita los mercados: ahí podrás encontrar frutas, verduras, legumbres y granos a mejor precio.
  5. Aprende a comprar en bulto: Las tiendas que venden al mayoreo son tus mejores amigas, ya que puedes encontrar ahorros desde el 30% hasta un 80% según el producto. Si tienes espacio para guardar esos 6 litros de leche de almendra que vienen en el paquete, conseguirás algo más sano a un precio bastante justo.

3.- Sobrevive con los Alimentos básicos De una dieta Vegetariana


La mayoría de los que evitan la carne tienen muy claro que su alimentación es más compleja y requiere un poco más de investigación para que su nutrición sea mejor. Así que más allá del suplemento B12, debes conocer los alimentos base para una buena nutrición. Afortunadamente, muchos de estos son muy baratos.

  • Cereales, pastas y fideos: Los básicos de batalla que llenarán tu estómago. Ejemplo: arroz (especialmente integral), quinoa, cuscús, etc.
  • Legumbres: Altas en proteína vegetal “limpia” y a un excelente precio. Ejemplo: frijoles, alubias, lentejas, soya (y sus derivados como el tofu), chícharos, garbanzos, etc.
  • Frutos secos y nueces: Buenos para la salud y una excelente botana entre comidas. Ejemplo: cacahuate, almendra, nuez, arándano, semillas de girasol, semillas de calabaza, etc.
  • Superfoods: especies vegetales con los más grandes niveles de nutrición. Ejemplo: chía, moringa, alga espirulina, etc.

No es casualidad que el alimento tradicional de Cuba sea simplemente arroz con frijoles.

4.- Sácale provecho a tu jardín.


Si te gustan las plantas, ¿has pensado en tener un huerto? Puedes aprovechar ese pedacito de tierra que tienes y plantar cosas sencillas como tomates, zanahorias o patatas. El trabajo que inviertas a esta opción no solo te retribuye con comida, sino con trabajo físico y un sentimiento de realización. De hecho te recordamos que tener un jardín puede ser bueno para tus finanzas. Si no tienes un jardín grande, no te desanimes. Hay hierbas y vegetales que pueden crecer en macetas con el cuidado adecuado.

Tomar la decisión de seguir una dieta vegetariana puede ser tan caro o barato como quieras. Depende del esfuerzo consciente que hagas al comprar lo que hará que ahorres dinero. Pero si ya tomaste la decisión de mejorar tu alimentación, haz también el compromiso de aprender lo suficiente para no gastar de más en el intento.

 

Dános tu Opinión