banner ads

7 cosas (de dinero) que debes hacer antes de los 30.

Entre los 20 y 29 años vivimos una etapa de transición hacia la independencia. Y esto no significa simplemente mudarse de la casa de los padres, sino tener la capacidad para proveernos y administrar los bienes que queremos para nuestra vida. En esto, el manejo de nuestras finanzas es crucial, y aunque seguramente mucho lo aprenderemos sobre la marcha, no está de más escuchar alguno que otro consejo para sacar ventaja.

  • Aprende sobre dinero y haz ejercicios prácticos.


No te intimides ante los temas financieros. Lo peor que puedes hacer es dejar que otros tomen decisiones financieras por ti sólo porque no sabes o no te diste tiempo para aprender sobre ello. Lee libros, blogs, busca asesoría: el punto es que tomes las riendas de tus finanzas. Aquí en Querido Dinero encontrarás contenido que te ayudará a crecer tus conocimientos, incluso algunos tips y hábitos de los millonarios. Si no haz hecho una proyección anual de lo que vas a recibir y a gastar, tal vez no tengas una idea clara de cómo será tu año en términos de dinero. Haz un Plan Financiero cuanto antes.

 

  • Ahorra.


Aprender a ahorrar y hacerlo un hábito riguroso, casi como una disciplina marcial, es importante para tu futuro. Si no tienes el hábito, empieza con lo más sencillo, te recomendamos “La botella que te lleva lejos”. En cambio, si ya tienes la disciplina, ahora tocará perfeccionarla, tener metas y lograrlas. Aquí una guía para lograr tus objetivos financieros.

 

  • Aprende sobre el fisco y los impuestos.


Una vez que recibes un pago formal por tus servicios profesionales, es decir, dado de alta en Hacienda, te conviertes en un contribuyente y como tal tienes ciertas obligaciones fiscales. Depende del tipo de actividad que realices, serás conocido como una persona física o persona moral, lo cual no tiene nada que ver con tu cuerpo o conducta, pero significa que perteneces a un régimen fiscal y que a partir de ahora tendrás que pagar impuestos. Si quieres saber más sobre qué régimen fiscal perteneces y las obligaciones que tendrás que cubrir, visita Querido Dinero frecuentemente, pues lo explicaremos pronto.

Aunque probablemente pagar impuestos te deprima cada mes, al final del año fiscal, si realizas bien tu contabilidad, Hacienda puede regresarte parte de estos impuestos. Además, aqui te iremos dando sugerencias de como deducir tus gastos, así que sigue a Querido Dinero en las redes sociales (facebook, twitter) y suscríbete al Newsletter.

 

  • Distingue entre ahorro e inversión.


Destina tu dinero en efectivo a cubrir objetivos a corto plazo, por ejemplo, comprar boletos para un concierto o pagar por un chequeo médico. Para los objetivos a mediano y largo plazo, como comprar un automóvil o crear un fondo para tu retiro, considera la inversión. Invertir tu dinero debe ser una decisión seria y debes tener en cuenta dos conceptos importantes: riesgo y rentabilidad. La rentabilidad es un beneficio económico mayor al de tu inversión; el riesgo, como el concepto indica, es la probabilidad de que no obtengas esa rentabilidad o incluso, que pierdas tu inversión. Tampoco hay que temerle a una pérdida de inversión, pues como comenta Bill Gates, es algo común y recurrente, sólo debemos aprender de ello.

En esta etapa de la vida surgen muchos sueños o planes, como tener un hogar propio, empezar una familia, realizar un doctorado, cambiar de país de residencia, e invertir ayuda a crear un respaldo económico fuerte para cuando esto suceda. Recuerda: la inversión no es “algo que hace la gente grande”, es una opción que consideran quienes saben que el dinero es un medio para lograr un fin.

 

  • Adquiere habilidades de adulto.


Destina tu dinero y energía a aprender. Si bien ya no eres un estudiante que asiste a la universidad, nunca dejes de empaparte de conocimientos y adquirir habilidades profesionales. Compra libros, asiste a cursos, talleres, diplomados, lee blogs en internet. En tu trabajo, aprovecha para desarrollar tus habilidades como profesionista; observa lo que aprecian los empleados, aprende a tratar con diferentes personalidades, toma nota de lo que admiras de tus jefes y de lo que tú harías diferente… Haz de tu vida, un aprendizaje continuo.

 

  • Conoce y controla tus “gastos hormiga”.


Si hasta ahora tienes el hábito de comprar un café todas las mañanas porque te parece un gasto inofensivo: cuidado, las sumas de pequeños gastos pueden a ser alarmantes, tal como se ilustra en “El costo de un cafecito diario”. En esta etapa de la vida, los gustitos que teníamos de adolescentes los pagamos nosotros mismos y puede que cuesten más de lo que imaginamos. Identifica tus hábitos de consumo y pregúntate: de lo que compro, ¿qué es una necesidad y qué es un lujo? Pues con los gastos pequeños (gastos hormiga) puedes terminar gastando en cosas poco importantes, y perdiendo tu dinero para lo que realmente importa. Recomendamos 7 apps para que desde hoy adoptes el hábito de registrar tus gastos, ingresos y de manejar un presupuesto.

 

  • Crea un estilo de vida.


Tener un buen manejo de tu dinero te permitirá crear y administrar un estilo de vida. Comienza por identificar y cubrir tus gastos fijos por mes; a lo mejor aún no pagas un alquiler, pero sí tienes que pagar tu plan de celular, tu transporte y el crédito de la universidad. Aunque te parezca poco, empezar a responsabilizarte por tus gastos es un gran paso en esta etapa de independencia. Ahorra una parte de tu sueldo o considera invertir. El resto, destínalo a disfrutar la vida. No importa si no es mucho dinero: es tuyo y tú lo generaste con trabajo y administración. Siéntete orgulloso de eso.


Aprovecha esta etapa para aprender sobre finanzas, para administrar tu estilo de vida y para soñar con el futuro. Conocer sobre finanzas te permitirá pasar de marinero a capitán de tu vida… qué mayor independencia que esa.

Dános tu Opinión