banner ads

10 Tips para Startups mexicanas

Cuando se trata de emprender, la industria de la tecnología nos ha demostrado que la edad no importa. Tal ha sido el caso para Brian Wong, un Canadiense que a sus 25 años ha conseguido más de 32 millones de dólares en ocho rondas de inversión. A través de Kiip, una aplicación basada en juegos que entrega recompensas reales, Wong a se ha puesto en el radar de American Express, North Atlantic y otras empresas con fondos importantes.

En su visita a México en enero, enunció un decálogo para los que quieren emprender en el mundo de la tecnología. Aquí sus 10 consejos:

1.- Olvídate de Silicon Valley.


Iniciar una startup en San Francisco es incluso más difícil porque hay demasiada competencia, Wong recomienda iniciar un negocio en México y después, ya con más tracción, viajar a “La Meca de las startups”.

El Canadiense cree que México es uno de los lugares más emocionantes para iniciar una compañía actualmente. Cristina Randall, la Canadiense cofundadora de Conekta, respaldó esta opinión comentando que su empresa ha recibido el apoyo económico más grande de Fintech, una empresa mexicana, además asegura que en México hay muchas oportunidades reales para cambiar el rumbo del país.

2.- No trabajes hasta la muerte.


Hemos comentado muchas veces sobre la importancia de los
hábitos que tenemos diariamente, y aunque sabemos que emprender no es fácil, Wong concuerda con la idea de “no trabajar hasta que te caigas”. Wong recomienda tener un equilibrio entre la vida y el trabajo; así como los hábitos de los millonarios, aconseja hacer ejercicio, darnos tiempos de reflexión y cuidar nuestra salud tanto física y mental. La clave para lograr esto es la disciplina y la productividad.

3.- Tu competencia eres tú mismo.


No caigas en el error de compararte con otras personas u otras empresas, pues cada quien tiene circunstancias y talentos distintos. Aprende de los demás, pero sobretodo de ti mismo. Si te ves diariamente en el espejo y luchas por ser mejor que el día anterior, entonces vas por buen camino. Si hay ocasiones donde crees que ya no puedes crecer, recuerda la historia de James Victore, quien te recuerda que puedes tener una vida increíble o una completamente normal.

4.- Redefine quién es el elegido.


Wong ha visto que muchos emprendedores piensan que los inversionistas son como “ángeles” o incluso “dioses” que los eligen para darles el dinero que necesitan. Pero realmente debemos pensar que los emprendedores son quienes eligen a los inversionistas.

5.- No busques dinero externo desde un inicio.


El emprendedor recomienda resolver problemas solos y crecer con tus propios medios hasta donde sea posible, y no necesariamente esperar a que alguien inyecte dinero a la compañía para tener soluciones fácil a cosas que podrías hacer con imaginación. El capital externo debe de ser para crecer exponencialmente, en una etapa de madurez donde esto sea posible.

6.- Aprende el arte del cold-emailing.


Vivimos en un mundo donde estamos a un swipe de una persona en Tinder, y a un email o mensaje por LinkedIn con cualquier empresario. Wong recomienda utilizar la técnica del “correo frío”, al simplemente enviar emails con 2 o 3 oraciones. No es necesario contar toda tu historia, en el mundo del emprendimiento, uno debe generar curiosidad.

7.- Rodéate de los mejores.


No lo tienes que resolver todo tú. Una startup no vale tanto por su idea, sino por su gente. Aprende a delegar y concéntrate en encontrar a los individuos más talentosos para tu equipo. Ten cuidado en cómo se relacionan distintas personalidades pues al tener tanto talento junto, se pueden generar fricciones. Tu tarea es lograr que esas fricciones sean motivador para mejorar y no se conviertan en problemas.

8.- Dáte a desear.


Antes de salir a vender, debes ser tan atractivo como un imán y que los demás quieran saber más de ti. Esta recomendación no tiene mucho que ver con el producto o servicio de la
startup, es simplemente una manera de presentarse al mundo.

9.- Los jóvenes tienen una ventaja.


El joven emprendedor comenta que no es fácil presentarse con empresarios tradicionales que le duplican su edad o incluso son más grandes, pero que esta diferencia es también una ventaja ya que las nuevas generaciones tienen un factor
“cool” que los mayores desean y no pueden obtener por su propia cuenta.

10.- La única constante es el cambio.


Aunque la empresa de Wong ya tiene seis años en el mercado, el emprendedor sabe que falta mucho por cambiar, mucho por hacer y mucho por crecer, pues las mejores empresas del mundo tardan aproximadamente 10 años en posicionarse correctamente. No dejes que tu idea se estanque, busca siempre la reinvención, no pierdas la calma y trabaja inteligentemente.

Dános tu Opinión